Diarios de viaje

nuestros diarios de viaje

Dicen los entendidos de los blogs de viajes que los diarios de viaje ya no interesan. Y puede que tengan razón, si lo que buscas es información práctica para preparar tu viaje. 

No te voy a engañar, estos diarios tienen más años que el hilo negro, cuando no teníamos arrugas ni miedos, ni google maps, ni whatsapp, ni tablets ni pollas en vinagre. Por no tener no teníamos ni guía de viaje. Entonces todo era más desafiante y atractivo. 

Pero si continúas leyendo te garantizo que no sólo vas a descubrir cosas interesantes de estos destinos, vas a pasar un buen rato y seguramente te eches alguna carcajada a nuestra costa. 

Los diarios son para mi una forma de atesorar mis recuerdos y compartirlos con las personas que aman viajar tanto como nosotras. Aquí van una selección de los mejores. Esperamos que los disfrutes

diario de viaje a vietnam

¡Y yo sin mi agente naranja!

Nuestro primer viaje juntas. El viaje definitivo. Absolutamente loco y surrealista. 

Este diario de viaje tuvo más de 300.000 lectores en Interrail.org, el foro de viajeros donde nos conocimos. 

A veces me cuesta creer que ciertas cosas nos pasaron de verdad. Menos mal que Soraya, Iker y Nacho están ahí para recordarme que lo sufrimos y disfrutamos juntos. 

diario de viaje a egipto

¡Y yo sin mi fortasec!

Nuestro segundo viaje juntas fue absolutamente loco y divertidísimo y en Egipto nos enamoramos de los países árabes. Empiezo a creer de verdad que atraemos el caos y el surrealismo. 

Este diario telegráfico se lee muy rápido y es muy divertido y también lo petamos con él en Interrail.org. 

Otra aventura demencial que compartimos con Alberto y María que hace que siempre nos descojonemos recordándola. 

Tren de Sri Lanka

diario de viaje a sri lanka

¡Un elefante en la carretera!

Llegamos a Colombo sin una sola reserva y con muchas ganas de mambo. Recorrimos el país en transporte público: tren, autobuses locales, tuktuks… 

Nuestro viaje a Sri Lanka fue toda una aventura con playas de ensueño, elefantes en libertad, campos de té, cucarachas y escolopendras como compañeras de cama, budas y muchas risas.