Qué ver y hacer en Aquisgrán en 1 día

¡Saludos, mochileros! 

Hoy nos embarcamos en una visita relámpago por las encantadoras calles empedradas de Aquisgrán, una joya histórica enclavada en la tierra de la cerveza y las salchichas: Alemania. 

Aquisgrán es conocida por su rica historia, su arquitectura medieval y por ser el lugar donde Carlomagno tuvo su palacio y capilla.

Amantes de la historia, de las aguas termales y de la comida sabrosa y de la cerveza, ¡Aquisgrán os espera con los brazos abiertos y las puertas de su espectacular catedral de par en par! 

A continuación os descubrimos los secretos de esta hermosa ciudad alemana para que la disfrutéis en una visita exprés de un día.

Contenido

¿Dónde está Aquisgrán?

Aquisgrán, conocida como Aachen en alemán y Aix-la-Chapelle en francés, es una ciudad ubicada en el oeste de Alemania, cerca de las fronteras con Bélgica y los Países Bajos. Nosotras viajamos desde Bruselas en Blablacar y tardamos menos de dos horas. 

Es la ciudad más occidental de Alemania y se encuentra en la región de Renania del Norte-Westfalia. Es un buen destino para hacer una excursión desde Colonia o Bruselas. 

¿Qué ver y hacer en Aquisgrán en un día?

Como sabemos que eres un vago de cojones, te hemos preparado una ruta de actividades por tramos horarios, para que no tengas que pensar y te ocupes solo de disfrutar. ¡Te quejarás, ¿eh?

A primera hora:
Visita a la catedral de Aquisgrán (Aachen Dom)

Nuestro día comienza en el corazón de Aquisgrán, en la joya de la ciudad: La Catedral de Aquisgrán. 

Construida en el siglo VIII por mandato del emperador Carlomagno, éste tesoro arquitectónicos es básicamente la abuela de todas las catedrales europeas. ¿Sabías que fue su residencia oficial? 

La catedral de Aachen es como un caleidoscopio arquitectónico, donde conviven el estilo carolingio, románico y gótico. Sin duda es una catedral única y muy especial, con una nave central de planta octogonal que recuerda a las catedrales ortodoxas. 

Ah, y hablemos del techo. El techo es un espectáculo en sí mismo con sus detallados mosaicos dorados.

La Catedral de Aquisgrán se destaca no solo por la coexistencia de todos estos estilos, sino también por la habilidad con la que han sido integrados. Cada modificación a lo largo de los siglos ha respetado y complementado la estructura original, creando una narrativa visual que abarca más de mil años de historia arquitectónica. La catedral es un testimonio vivo de la evolución de la arquitectura europea y una joya que conecta generaciones a través del tiempo.

Media mañana: Palacio de Carlomagno

El Palacio de Carlomagno en Aquisgrán es un viaje a la Edad Media y una visita indispensable en Aquisgrán. 

El Palacio de Carlomagno fue el epicentro del poder del emperador Carlomagno durante gran parte de su reinado. Imagina estar en el mismo lugar donde se tomaron decisiones cruciales para el destino de Europa en la Edad Media.

La arquitectura carolingia se despliega en todo su esplendor en este palacio. Las columnas majestuosas, los arcos de herradura y los detalles geométricos te transportan a una época en la que la grandeza se expresaba a través de la simplicidad y la solidez estructural.

La Capilla Palatina es una obra maestra que fusiona elementos carolingios y bizantinos. La cúpula y los mosaicos dorados son espectaculares.

En el salón del trono, puedes imaginar al emperador Carlomagno presidiendo ceremonias y audiencias imperiales. 

Y para terminar date un paseo por los Jardines Reales.

Almuerzo: Festín alemán en el Aquisgram Markt

Ha llegado nuestra hora favorita, la de ponernos gochas. El mercado está al ladito de la catedral, en pleno casco antiguo o Altstadt von Aaachn donde podrás probar las especialidades locales. Si viajas como hemos hecho nosotras en Navidad, es el momento de recorrer todos los puestos callejeros, tomar un vino caliente y probar las salchichas, el queso frito, los pretzels, los dulces con chocolate caliente… Umm, ¡qué hambre!

Si prefieres sentarte a comer como un señor, como hicimos nosotras, te recomendamos esta fantástica taberna alemana: Aachener Brauhaus. Es acogedora, sirven rápido, tienen muchos platos y todo está muy rico y a precios razonables. Por eso está siempre hasta la bola, pero nosotras fuimos en horario de comer español y conseguimos sitio. 

También te recomendamos que visites las pastelerías que hay en la plaza del mercado, son espectaculares y muy baratas. Compramos una tarta de queso con cerezas que pesaba como un kilo que nos costó 7,5€ y estaba de llorar de rica. 

Tarde: Baños termales o arte contemporáneo

  • Ha llegado el mejor momento del día. Relájate en una de las famosas termas en Aquisgrán. Están vinculadas a su historia romana y han sido apreciadas por sus propiedades curativas durante siglos. Aunque no son las termas romanas originales, todavía puedes experimentar el placer de sumergirte en aguas termales en la ciudad. El lugar más conocido para disfrutar de las aguas termales en Aquisgrán es el Carolus Thermen. Este complejo cuenta con varias piscinas calientes, saunas, baños de vapor y áreas de relajación. Nosotras estuvimos aquí y fue una auténtica gozada. Dos de las piscinas son al aire libre y pese a que la temperatura exterior era de unos 6 grados se estaba de lujo y es muy bonito y agradable. Además, en una de las piscinas cada cierto tiempo activan unos potentes chorros de agua que te mueven alrededor de toda la pileta. ¡Es muy divertido! 
  • Si no te has traído el bañador o no te apetece ponerte al baño maría,  y prefieres visitar un museo, te recomiendo el Ludwig Forum für Internationale Kunst, si te van las expresiones artísticas más audaces.

Noche: Paseo por el parque y una cena en una taberna alemana

Cuando caiga la tarde, da un paseo por el Kurpark, un oasis verde en medio de la ciudad. 

Termina tu día en Aquisgrán con un festín nocturno en uno de los acogedores restaurantes locales y prueba alguno de los platos tradicionales: 

  • Sauerbraten: Este es un plato alemán clásico que consiste en carne marinada y asada. 
  • Printen: Aquisgrán es famosa por sus printen, una especie de galletas con miel, nueces, almendras y una mezcla de especias. Son un regalo popular durante la temporada navideña, pero también se pueden encontrar durante todo el año.
  • Himmel un Ääd: Este plato consiste en patatas (Ääd) y manzanas (Himmel), a menudo acompañadas de morcilla. Es un plato tradicional de la región.
  • Reibekuchen: También conocidos como «Kartoffelpuffer» en alemán, son tortas de patata rallada y fritas. Se sirven generalmente con compota o puré de manzana.
  • Halve Hahn: A pesar de su nombre («media gallina» en alemán), este plato es una rodaja de queso Gouda servida con pan de centeno, cebolla y mostaza.
  • Rheinischer Sauerbraten: Similar al Sauerbraten, esta versión específica de la región del Rin incluye carne marinada en una mezcla agridulce de vinagre y especias antes de asarla.
  • Flammkuchen: También conocido como «tarta de llamas» o «pizza alemana», es una especie de pizza tradicional de la región que generalmente se cubre con crema, cebolla y tocino.
  • Grünkohl mit Pinkel: Este plato típico del norte de Alemania es una mezcla de col rizada cocida y embutidos ahumados llamados «Pinkel». Es una opción popular durante la temporada de invierno.
Flammkuchen
Sauerbraten

Visitas organizadas en Aquisgrán

Si dispones de poco tiempo un free tour o una visita organizada puede ser una gran idea para exprimir el día a tope. 

Mejores guías de Alemania

Si eres un empollón gafotas y quieres saberlo todo o estás recorriendo Alemania y necesitas buena información, aquí tienes las mejores guías de viaje de Alemania que puedas encontrar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.